El nazismo y la ropa sucia de Hugo Boss


ImagenCorría el año 1923 cuando Hugo Ferdinand Boss funda su pequeño taller de sastrería en Metzingen, una población del sur de Stuttgart.

Hugo mantenía una excelente amistad con el también empresario textil Herold, de origen judío, relación que se iría enfriando al afiliarse al partido nazi en 1931, la llegada de los nazis al poder en 1933 y la huida de la familia Herold, en Noviembre de 1938, tras la Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos); ocasión que aprovecha Boss para apropiarse de la maquinaria y locales que poseía la empresa de Herold.

La penuria en la que se hallaba sumida la Alemania de la post guerra, y los difíciles momentos económicos que atravesaba la pequeña empresa de Hugo Boss, hizo que se fijase en ese movimiento en auge que necesitaría cantidades ingentes de ropa, por ser el uniforme parte de su identidad: el nacionalsocialismo; para los que empezó a confeccionar ropa desde 1928 -cinco años antes de que los nazis llegasen al poder- hasta el final de la guerra. Boss se convirtió en un nazi “convencido”, y el primero de Abril de 1931 -a los cuarenta y seis años- se afilia al partido nazi con el número 508.889

El sastre tenía muy claro que el negocio sería vestir a las tropas de Hitler

Tal es asi que Boss decide abandonar la fabricación de ropa civil y dedicarse exclusivamente a la confección de uniformes; comienza especializándose con los de la SA (Sturmabteilung) y de las Juventudes Hitlerianas (Hitler Jugend). Tras la desaparición de la SA, y gracias a los estrechos lazos con Von Krausser -Jefe de la Oficina I de la SS-, Boss cambia las camisas pardas por las camisas negras y pronto comienzan a llegar los pedidos del Ausrustung Amt (Ropa y equipamiento). Las ventas al ejército solo fueron testimoniales.

 Imagen Publicidad de 1933, en el periódico Alb Neckar Zeitung. Se puede leer el siguiente anuncio:”Uniformes de las SS, las SA y las HJ. Ropa de trabajo, de deporte y de lluvia. La hacemos nosotros mismos, con calidad buena y reconocida y a buenos precios. Boss. Ropa mecánica y de trabajo, en Metzingen. Firma homologada por las SA y las SS. Uniformes con la licencia del Reich

La guerra amplia el negocio del sastre

El negocio progresa, los pedidos llegan por decenas de miles a Metzingen, lo que anima a Boss a comprar en 1939 una fábrica de telas para ahorrar costes.

La guerra avanza y las materias primas comienzan escasear, la buena posición de Boss en el Partido hace que se le suministren toneladas de ropa requisada en los países ocupados.

La mano de obra escasea, tampoco es problema, su buenos contactos con la SS le proveen de mano de obra-esclava femenina, en especial mujeres polacas procedentes de los campos de concentración y mujeres francesas deportadas; sujetas a la tarifa “oficial” para trabajadores no judíos: cuatro marcos diarios.

Tras la guerra Boss pasó de ser un reconocido empresario a ser procesado por colaboracionista y condenado por benefeciarse del régimen nazi. Boss perdió el derecho a voto, fue multado con la cifra de ochenta mil marcos y nunca obtuvo el perdón del Gobierno Federal alemán. A pesar de la gran cantidad de la multa, en un principio el dinero no era un problema para el sastre. La multa la pagó sin mayor esfuerzo gracias al dinero obtenido por la venta de un volumen importante de la seda para la confección paracaídas que Boss había comprado en el mercado negro durante la guerra. Murió en 1948.

Su empresa, en manos de sus descendientes Siegfried Boss y Eugen Holly, continuó como Hugo Boss AG, y siguió en el negocio pasando de los uniformes a la ropa juvenil, en 1985 cotiza en Bolsa, y en 1991, cae bajo el control de la italiana Marzotto.

El negro pasado de Boss reapareceen 1997 al hacerse públicas unas viejas cuentas en Suiza que prueban la colaboración de su fundador con el Tercer Reich y el empleo de mano de obra esclava.

En 2011 la empresa hace unos pagos a trabajadores supervivientes que contribuyeron a suavizar la imagen de la marca, y publica una nota pidiendo perdón.

Por ironías del destino, la familia judía Fucks es la importadora de las colecciones Hugo Boss en la Argentina.

En la actualidad Hugo Boss se sigue inspirando creativamente en la Alemania nazi, bien para diseñar sus envases de perfume, o bien para utilizar las viejas recetas de empleo fabricando en Europa del Este y en China.

Imagen

Anuncios

Un comentario en “El nazismo y la ropa sucia de Hugo Boss

  1. Pingback: El nazismo y la ropa sucia de Hugo Boss | yofumoenpipa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s