La ley de Godwin, o regla de analogías nazis


Escuchamos y leemos con creciente asiduidad, especialmente a los políticos, hacer frívolas y constantes comparaciones, para desacreditar a sus adversarios, con Hitler, el nazismo, el fascismo y más espeluznante aún: con los campos de exterminio alemanes, especialmente el polaco Auschwitz.

Aunque esta asquerosa costumbre se está generalizando, no deja de ser abrumadoramente perversa porque de entrada, mancilla la memoria de los millones de víctimas de una ideología criminal que merecen el mayor cariño, respeto y compresión; y también porque es una descomunal frivolidad comparar a nazis y fascistas con gobernantes y políticos de nuestro tiempo; y a aquellas organizaciones de funestas consecuencias, con las organizaciones democráticas actuales. Eso sí, quiénes abusan de estas comparativas, por ser de ideología de izquierdas, nunca, jamás, hablan o comparan con los feroces regímenes comunistas que tanto, o mayor daño, causaron y siguen causando en la actualidad.

Mike Godwin

Mike Godwin

La ley de Godwin, o regla de analogías nazis de Godwin, es un una ley de interacción social propuesta por el abogado estadounidense Mike Godwin en 1990, que establece que:

A medida que una discusión online se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitlero a los nazis tiende a 1.

Siendo que en estadística la probabilidad se expresa con un número entre el 0 y el 1, siendo el 0 un suceso imposible, y el 1 un suceso seguro.

Richard Sexton aseguraba a principios de los noventa que:

Se puede deducir que una discusión en USENET * caduca cuando uno de los participantes menciona a Hitler y los nazis.

*USENET es el acrónimo de Users Network (Red de usuarios)

Por «caducidad» entendía que en esos espacios hay dos hechos relacionados:

  1. El tema se había desviado lo suficiente del tema original por lo que el título del hilo y las ideas llevadas ya no apuntan a lo que se estaba generando como contenido del mismo.

  2. El hilo podría ser cerrado (ya no permitir más comentarios) y pasar la discusión a otro hilo. Así que el término ‘caducidad‘ implicaba una o ambas cosas, caducidad de la relación título-tema y caducidad de la función del servidor web de aceptar más entradas de texto.

Al considerar que las menciones (meme) de los nazis en Usenet era ilógico y ofensivo, Godwin estableció la ley como un contra-meme en 1994. La función memética del enunciado es advertir a los participantes sobre las implicaciones de desviar un tema tanto hasta “comparar con los nazis”.

Muchos la extendieron para determinar que quien los mencione como táctica argumentativa fuera del contexto bélico mundial o del Holocausto, pierde inmediatamente la discusión. La idea subyacente es el mal gusto de comparar trivialidades con supuestos genocidios.

La ley pretende evitar un abuso conversacional, porque muchas veces se los menciona simplemente para evocar el mal y una posible confrontación objetiva de hechos se convierte en una discusión subjetiva sobre el bien y el mal que la concluye. Este planteamiento es expresado con bastante claridad mediante la aseveración Algo es malo, porque Hitler lo hizo o Algo no es una virtud, porque Hitler lo tenía. Sin embargo, a veces se lo menciona al margen de connotaciones.

Reductio ad Hitlerum

La expresión Reductio ad Hitlerum (Reducción a Hitler, derivado de reductio ad absurdum) fue creada originalmente por Leo Strauss, profesor de la Universidad de Chicago. También es conocida como Argumentum ad Hitlerum, Argumentum ad Nazium o Reductio ad Nazium.

Reductio ad Hitlerum es una falacia -argumento aparentemente válido, pero no lo es- de la forma:

  1. Adolf Hitler o el Partido Nazi hacian X.

  2. Hitler y/o el Partido Nazi “eran malos”.

  3. Por lo tanto, X debe ser “malo”.

 

Resumiendo, que vivimos tiempos en los que la manipulación de la historia y la eficiente manipulación educativa, y cultural, ha llegado a tal extremo, que han ido calando en la masa -con claculada precisión- los conceptos artificialmente fabricados tendentes a instalar un complejo de inferioridad a quiénes profesen una ideología que no sea de izquierda. Curiosamente quiénes satanizan no tienen vergüenza para exhibir los rancios y obscenos símbolos comunistas, el puño en alto y la Internacional; mientras se identifican descaradamente con regímenes como Venezuela y Cuba; y hasta con Corea del Norte.

Realmente deberiamos aplicar, ipso facto, la ley de Godwin y retirar toda nuestra atención a quién tenga la tentanción de utilizar esta argumentación.

Anuncios

2 comentarios en “La ley de Godwin, o regla de analogías nazis

  1. Su postura me parece muy dictatorial, negando la libertad de expresión a otras personas con un límite arbitrario. La Falacia ad Hitlerum puede ser un caso de las falacias del hombre de paja, de autoridad, ad populum… Se usan falacias constantemente, si alguien que las usa no lo sabe, también puede censurar y descalificar tan a gusto, y no va a aprender nada con esa actitud.

    Yo creo que se puede contestar fácilmente con una comparación similar, pero censurar no es constructivo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s