El CEO de Coca Cola España se permite el lujo de llamar nazi a Ignacio Arsuaga


Imagen

Es casi increible que el alto ejecutivo español, Marcos de Quinto, de la multinacional Coca Cola sea capaz de interactuar en Twitter de forma tan vulgar, recurriendo al manido insulto de llamar nazi a un representante de un medio de comunicación a raíz de esta publicación http://goo.gl/8hkL13

Bajo la máxima de que somos esclavos de nuestras palabras y de nuestro pasado, repasemos brevemente la historia de la marca de refrescos en relación con su verdadero pasado en la Alemania nazi.

 

El pasado nazi de Coca Cola

Muchas marcas son conocidas por haber colaborado con Alemania durante la Segunda Guerra Mundial o por haber sido creadas en los turbulentos años en los que los seguidores de Hitler estuvieron en el poder. Sin embargo, uno de los casos más curiosos, junto con el de la popular firma de ropa Hugo Boss http://wp.me/p4kR84-2U es el de Fanta. Y es que, este conocido refresco nació durante el régimen nazi como respuesta al abrumador monopolio de Coca Cola.

Imagen

En la víspera de la guerra Alemania es el segundo mercado de la compañía Coca-Cola, detrás de los Estados Unidos. La producción se aproxima a los cien millones de botellas. La célebre marca prosigue su expansión en Europa y sobre todo en Alemania. La empresa americana saca partido de los ecos mediáticos de los grandes acontecimientos deportivos.

Imagen

En 1936 es la proveedora oficial de los Juegos Olímpicos de verano que se celebran en Berlín. Del mismo modo que muchos otros industriales, Robert Woodruft, el presidente de la compañía, participa en veladas organizadas por los dignatarios nazis y Max Keith, responsable de Coca-Cola GmbH, la filial alemana de la firma Coca-Cola Bottling Co., es una persona próxima al poder. Los anuncios publicitarios que venden los méritos de la bebida, están presentes en los periódicos, comprendidos, incluso, los destinados a los militares. La música publicitaria de Coca-Cola es, a menudo, el primer spot publicitario en ser difundido después del Reichsrundfunk, el diario de información del régimen. En 1937 “Coke” es una de las atracciones de una exposición berlinesa de los obreros del III Reich.

ImagenKeith dispone de una red comercial de ventas en todos los países. En marzo de 1938 la novena convención anual del grupo reúne a más de 1.500 personas. Detrás del podio, una inmensa pancarta proclama en alemán “Coca-Cola es la marca de renombre mundial para el producto Coca-Cola GmbH”, inmediatamente debajo tres gigantescas cruz gamadas negras sobre fondo rojo. Tres “Sieg Heil” cierran el evento.

En 1943 se venden tres millones de botellas de Fanta. Keith es colocado a la cabeza de las fábricas de Coca-Cola instaladas en Alemania y en los países ocupados, y sigiendo el ejemplo de muchos empresarios alemanes, recurrió a la mano de obra forzosa. Al final de la guerra, devuelve los beneficios a la compañía, que compra la receta de Fanta en 1960.

Imagen

Nace Fanta

El problema llegó en diciembre de 1941, cuando los EE.UU entraron en la guerra, ya que las relaciones entre Coca-Cola GmbH y la empresa madre se cortaron. «Los empresarios alemanes dueños de las embotelladoras -entre ellos Max Schmeling, el campeón mundial de boxeo- se encontraron con la imposibilidad de seguir fabricando la bebida. Así pues, el director de Coca-Cola GmbH, Max Keith, quien ocupaba el cargo desde 1938, decidió crear una nueva bebida que permitiera rentabilizar las costosas instalaciones y continuar así con el negocio» sentencia el experto.

Tras varios intentos se consiguió obtener finalmente una bebida con sabor a fruta creada con ingredientes baratos excedentes de la industria alimentaria alemana. «La fórmula era variable, puesto que dependía de las existencias que hubiera en cada momento, pero el brebaje solía contener fruta, pulpa de manzana empleada en la fabricación de sidra, subproductos de la industria del queso, y endulzado todo ello con sacarina y un pequeño porcentaje de azúcar» concreta el historiador.

Pero aún faltaba el nombre. «Según Max Keith, debía ser impactante y fácil de recordar» establece Hernández. Finalmente, el director propuso un concurso entre sus empleados para decidir como llamar al refresco. Joe Knipp, un veterano vendedor, reflexionó sobre las indicaciones de Keith, que les había propuesto que dejaran volar su imaginación y fantasía para encontrar el nombre adecuado, y propuso el de ‘Fanta’, derivándolo de la palabra Fantasie (fantasía en alemán). La idea cautivó a los directivos. Fanta acaba de salir al mercado.

La marca quedó registrada, se creó una botella de diseño exclusivo y la maquinaria de venta se puso de nuevo en marcha. A su vez, y por temor a que los potenciales clientes no confiaran demasiado en esta nueva bebida por no ser aún una marca conocida, se recurrió a una curiosa solución. Se decidió incluir la frasees un producto de Coca-Cola GmbHcomo garantía de calidad.

El nuevo refresco fue un éxito rotundo y en 1943 se vendieron tres millones de botellas, sólo dos millones menos que de Coca Cola en años anteriores. En cualquier caso, había nacido una nueva bebida, y lo había hecho bajo el régimen nazi.

 

Ver otras industrias colaboradoras con la Alemania nazi:

La inocente Bayer, heredera de la criminal IG Farben  http://wp.me/p4kR84-26

 

Anuncios

Un comentario en “El CEO de Coca Cola España se permite el lujo de llamar nazi a Ignacio Arsuaga

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s