Podemos (implantar la miseria)


Aleix Vidal-Quadras

Aleix Vidal-Quadras

El nuevo partido Podemos, cuyo nombre es una copia descarada del yes, we can de Obama, a cuyo equipo creativo de campaña dudo que hayan pagado los correspondientes derechos, ha obtenido un éxito considerable en las recientes elecciones europeas y acapara en estos días la atención de los medios. La génesis de esta formación, sus mentores intelectuales y su habilísima utilización de las redes y de la televisión han sido asimismo objeto de amplios y pormenorizados análisis. Sin embargo, hay una cuestión que sólo ha merecido comentarios de pasada, que tiene un considerable interés. Se trata de su programa, de las consecuencias que tendría su aplicación y de su viabilidad en el mundo real. Sus propuestas de expropiación de todos los pisos vacíos en manos de los bancos para crear un parque de vivienda pública, la instauración de la jornada de treinta y cinco horas semanales de trabajo, la jubilación universal a los sesenta años, el pago de un salario de subsistencia a todo ciudadano por el hecho de serlo, la asignación con carácter universal de una pensión no contributiva que permita una vida digna, la fijación de un salario máximo múltiplo indeterminado del mínimo y la eliminación de toda ayuda pública a la enseñanza de iniciativa social, dibujan un panorama que sería aterrador si no fuera delirante. Una sociedad abierta no puede funcionar sin el respeto a dos principios básicos: la garantía del derecho de propiedad y la libertad de conciencia. Las medidas que Podemos afirma querer aplicar los liquidarían a ambos y transformaría España en una pesadilla totalitaria. El conjunto de puntos programáticos con los que Podemos ha amasado más de un millón de votos conduciría, además, al colapso financiero del Estado porque no hay presupuesto que aguante, incluso en tiempos de bonanza económica, la onerosa carga que representan los generosos beneficios sociales que ha prometido Pablo Iglesias, sobre todo teniendo en cuenta que sus planteamientos ahuyentarían la inversión y el capital humano de calidad de manera vertiginosa.

Podemos nos ofrece un paraíso colectivista del estilo de la Cuba castrista y lo hace en un Estado-Miembro de la Unión Europea, construcción jurídico-económico-política que hace de la economía de mercado su elemento definitorio. Imaginemos un futuro en el que los españoles hacen largas colas con la cartilla de racionamiento en la mano para obtener un par de huevos y un saquito de patatas, en el que los cortes de electricidad les dejan a oscuras con regular frecuencia todas las noches, en el que las jineteras pueblan la Castellana a la caza del extranjero provisto de euros, en el que Podemos, convertido en partido único, impone sus tesis mediante la represión más feroz. Que semejante horror haya merecido un apoyo tan notable da una medida de la desesperación de mucha gente castigada por la crisis y del fracaso de una partitocracia corrupta que ha perdido por completo la confianza de un gran número de ciudadanos.

Fuente:http://gaceta.es/aleix-vidal-quadras/implantar-miseria-28052014-0949#sthash.4MQYi6vr.dpuf

Anuncios

Un comentario en “Podemos (implantar la miseria)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s