La inspiración de Alfred Hitchcock: Casa junto a la via del tren, de Edward Hooper.


Edward Hooper ha sido considerado desde siempre como el pintor de la soledad por su carácter tímido e introspectivo, que trasladó a los personajes de sus obras: taciturnos, aislados y solitarios.

 Edward Hooper. 1925. Óleo sobre lienzo. 61 x 73 MoMA. New York


Edward Hooper. 1925. Óleo sobre lienzo. 61 x 73 MoMA. New York

Hooper es el pintor que ilustró la sociedad durante la gran depresión, aunque en este caso se trate de una obra anterior a ese periodo.

La casa junto a la vía del tren es conocida no tanto en sí misma como una de las obras señeras de Hooper, sino por haber servido de modelo a la casa de Norman Bates, el protagonista de la película “Psicosis” que rodó Alfred Hitchcock en 1960.

Con este cuadro, que aparentemente sólo representa una casa junto a las vías del tren, Hooper quiso representar un cambio radical que se produjo en la sociedad de EE.UU en los años 20: la industrialización que provocó un éxodo masivo de las zonas rurales a la ciudad.

Para representarlo se sirve de elementos como las vías del tren, símbolo de la industrialización que además fue el medio responsable de “vaciar” las zonas rurales de población. Para ahondar en esta idea Hooper pinta las ventanas de la casa cerradas, intentando representar el abandono de un edificio que por su porte nos indica que vivió épocas de gran esplendor.

A diferencia de otros artistas, Edward Hooper representa ese sentimiento de melancolía y abandono con un estilo muy personal pues utiliza una iluminación blanca y brillante. Él se sirve de las sombras proyectadas para conseguir ese efecto que otros artistas habrían resuelto utilizando una luz tenue y de tonalidades amarillentas o anaranjadas en un atardecer.

A Hooper le encantaba incluir en sus cuadros el contraste entre ese mundo rural abandonado y aspectos que representan la modernidad como el ferrocarril.

Mucho se ha elucubrado sobre si la casa existió en realidad o es un “creación” del propio artista. Lo cierto es que pintó y dibujó muchas casas, aunque ninguna con el halo de misterio y el magnetismo de ésta. Una casa de estilo victoriano -como las de la infancia del artista- y con algunas reminiscencias que recuerdan a la arquitectura parisina.

La mayoría de los estudiosos señalan que lo más probable es que se trate de una casa inventada por el artista, que la colocó en medio de la naturaleza desértica, solitaria y abandonada, de espaldas al progreso.

Si nos fijamos y la comparamos con una cabeza humana, con la proyección de las sombras Hooper quiere dar la sensación de que la propia casa se está girando para dar la espalda al progreso -representado por el ferrocarril- como no queriendo mirarlo, y sin embargo viéndolo pasar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s