Podemos no es más que una franquicia dictatorial.


CabeceraPodemosZulia-620x250La primera vez que escuché a Pablo Iglesias hablar en la televisión me di cuenta de que las ideas no eran suyas. Las había escuchado demasiadas veces en Venezuela, de la boca de Chávez. Lo primero que hizo Chávez fue instigar la división de clases. Esto lo hizo desde su campaña electoral. Inventó un término para denominar a sus enemigos que eran quienes tradicionalmente habían tenido el poder político en Venezuela: los partidos políticos y los empresarios. A todos estos los denominó “La Cúpula”. La frase se hizo muy popular, no solamente entre sus seguidores sino que todo el mundo empezó a usarla: los otros candidatos, los mismos partidos políticos, los presentadores de la tele. Todo el mundo hablaba de la noche a la mañana de “La Cúpula” y de cómo derrotarla. Pablo Iglesias hace exactamente lo mismo con “La Casta” que suena vernáculo y franquista, y que aparece de repente en todos los medios españoles.

“La Casta” de Pablo Iglesias no es otra cosa que “La Cúpula” de Chávez.

Una vez que Chávez ganó las elecciones se deshizo del término. Después de todo, el acto de elegir a Chávez había sido el golpe fatal a la bestia llamada “Cúpula”. Con Chávez en en el poder, en el imaginario chavista ya no hay una “Cúpula” porque fue derrotada. Así que Chávez sustituyó el término por otro. Su enemigo ya no era esa temible Cúpula todopoderosa y malvada. Su enemigo pasó a ser la oposición de quienes decía muchas cosas, principalmente que eran “fascistas” y “neo-yanquis” pero a quienes bautizó con el término de “Escuálidos”, es decir de “poca cosa”. Con ese término quería decir que la oposición no es una amenaza porque son dos o tres. Este truco no se lo sacó Chávez de la manga, es una copia directa de la misma propaganda soviética de los “bolcheviques” que significa “la mayoría” frente a los “mencheviques” que eran su oposición y a quienes denominaron de esa manera porque significa “la minoría” aunque en la práctica los mencheviques eran más.

“La Casta” de Pablo Iglesias no es otra cosa que “La Cúpula” de Chávez. Es el mismo concepto y la misma estrategia, y ha funcionado de la misma manera aquí y allá. Imagino que si Pablo Iglesias ganase las elecciones también dejaríamos de escuchar la palabra “Casta” y sería reemplazada por un nuevo término pegajoso para referirse a la oposición. Un término que haga parecer a la oposición como una fuerza irrelevante.

Cuando lo escuché hablar de “La Casta” busqué el programa de Podemos, lo leí y me di cuenta de que Podemos son parte del aparato chavista y que lo que están haciendo y pretenden hacer parte de una serie de medidas, de un manual estratégico que les entregó Chávez y que quieren usar para transformar el democrático Estado español en una dictadura comunista.

Todo lo que aparece en el programa de Podemos es una réplica punto por punto de lo que Chávez hizo en Venezuela y que ya exportó a Bolivia y a Ecuador. No se trata de un paso puntual y aislado. No es un tema de mecanismos universales de gobierno. Por la combinación de pasos y el orden en el que piensan ejecutarlos se trata de una réplica exacta que nadie podría inventarse por su lado espontáneamente.

Es como las leyes de propiedad intelectual o de derechos de autor. Todos los músicos componen sus canciones utilizando las mismas 8 notas. Pero cuando aparece una seguidilla de notas exactamente igual, en el mismo orden y disposición en dos canciones diferentes un músico demanda a otro por plagio. ¿Cómo saben que es una copia y que no se le ocurrió a cada uno por su lado? Pues porque las probabilidades de que dos personas diferentes compongan la misma melodía exacta es nula.

Lo mismo ocurre con la política. Todos los políticos trabajan con las mismas herramientas, pero son tantas y tan variadas que cuando dos políticos implementan las mismas medidas en el mismo orden es obvio que una es el modelo de la otra, o que ambas son una réplica de un modelo anterior.

El caso es que todo lo que propone Pablo Iglesias ya lo puso en práctica antes Chávez. Todas las estrategias que Pablo Iglesias está usando: las habilidades de oratoria con las que se dirige a la audiencia, los mensajes que dirige a los medios de comunicación, sus planteamientos políticos, la red de Círculos Podemos, todas sus maniobras no son las que podría elaborar una persona sin experiencia política. Podemos ganó 5 escaños porque alguien les enseñó cómo hacerlo, una persona con la experiencia política de haber gobernado mucho tiempo. Así que las propuestas de Pablo Iglesias no son suyas. Las aprendió en Venezuela. El método para desencajar las democracias occidentales por vías democráticas es creación de Chávez y lo usó para replicar el modelo venezolano en varios países de Sudamérica que se han convertido en satélites bolivarianos. Y ahora pretenden extenderlo a lo que ellos llaman “Europa del Sur”.

Las mismas personas que conforman hoy el núcleo de Podemos, trabajaron antes en el CEPS y recibieron por concepto de “asesoramiento” pagos del gobierno chavista que casi alcanzaron los 4 millones de euros. Además algunos de ellos vivieron en Venezuela, (Monedero llegó a vivir junto a Chavez en el palacio de gobierno venezolano durante 5 años). Si estas personas proponen hacer paso por paso en España lo que se hizo en Venezuela, es poco probable que lo estén haciendo por motu proprio.

En el método Chávez, a diferencia de otras dictaduras violentas, se utiliza la misma democracia para desmantelar la democracia. Se empieza con un gobierno demócrata y si se aplican todos los pasos, se termina con un gobierno dictatorial de corte comunista pero con aspecto democrático. El método tiene 4 pasos:

1. Proceso Constituyente.

2. Nacionalizaciones y expropiaciones.

3. Eliminar la libertad de expresión.

4. Control de cambio y devaluación.

5. Reelección indefinida.

Cada paso se da por vías democráticas aunque sean justamente lo contrario de la democracia. Cada paso se da con la complicidad del pueblo. Por eso es necesario engañarle. La pantomima chavista se ejecuta en cada paso: se oculta la verdadera intención de la maniobra y se justifica ante la población como una medida necesaria, ineludible, y que se hace por su propio bien. En realidad hay única intención: controlar el país, prolongarse en el poder.

Este guión funciona y se perfecciona cada día. Se aplicó en Venezuela con éxito. Se está aplicando ahora mismo en Bolivia y en Ecuador. Ambos países están en el punto 5 ahora mismo, buscando las reelecciones indefinidas. Este es el modelo que quiere implementar Pablo Iglesias en España.

Anuncios

Un comentario en “Podemos no es más que una franquicia dictatorial.

  1. Pingback: La Fundación de Pablo Iglesias propuso a Chávez crear el Museo del “genocidio” español en América | Blog de Javier del Campo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s