Sobre la trascendencia inmortal de la obra de Miguel de Cervantes


Existe la inquietud para todo conocedor de la figura de Miguel de Cervantes basada en el desconocimiento de la importancia y trascendencia de su obra, y del aporte de la misma a la lengua española.  Esta inquietud, que expresan incluso personas que han leído las obras de este autor, obedece a que se ha divulgado el juicio de que el autor del Quijote es el escritor más importante o el máximo exponente del idioma español, pero no se han explicado claramente las razones.

Generalmente se ha tratado de enfocar la labor de Cervantes desde una visión contemporánea y, en consecuencia, se le compara con los escritores posteriores a él, lo que es un error habitual que suele cometerse con todos los que han hecho aportes a la cultura o al desarrollo de la civilización a través de la historia.

Una hazaña, un invento, una idea, un espíritu, un hombre sólo recibe justa valoración si se le compara con sus contemporáneos.  La comparación extemporánea es provechosa y justa sólo si se comparan también las circunstancias particulares de la época en que han vivido los comparados.  Y aun así, suele ocurrir que hombres de épocas pasadas sobresalgan más, en su campo,  que muchos de los de hoy.  Tal es el caso de Cervantes.

La evolución del lenguaje español después de Cervantes ha sido muy notoria; el cultivo y enriquecimiento de su lengua ha sido amplio, innovador y asombroso.  ¿Cuáles son entonces las causas de la importancia y trascendencia de la obra de este autor?

Miguel de Cervantes, nacido en 1547 y muerto el 23 de abril de 1616, desarrolló su obra en el período de transición entre el Renacimiento y el Barroco, período de crisis ideológica en las artes, en las ciencias y en la vida misma del hombre europeo, y en particular del español.

Es importante recordar que Miguel de Cervantes Saavedra no recibió una especial educación, acaso ni siquiera una educación regular; llevando una existencia exenta de recursos y llena de tropiezos.  Con todo y eso, Cervantes se ingenió para buscar los caminos de acceso al saber y para conocer y asimilar de manera casi perfecta la forma de ser, de actuar y de pensar par un hombre de su tiempo; por ello supo dejar como legado una excelsa obra, sobre la que escritores, críticos, lingüistas, historiadores, filósofos, psicólogos y sociólogos de épocas posteriores a él -especialmente en el s.XIX- han ido descubriendo y reconociendo cada vez con más énfasis y asombro diferentes valores, aún de gran impacto en nuestra época.  

Repasemos estos valores:

  • El Quijote es la obra cumbre de la literatura española hasta el s.XVII y una de las obras clásicas más famosas en todo el mundo. Ha sido editada miles de veces y es la obra más editada en español.  Ha sido traducida a todas las lenguas cultas del mundo.

  • Cervantes introduce en España la primera novela moderna debido al dominio de la prosa narrativa y a la caracterización realista de los personajes.

  • Demuestra gran dominio en la caracterización de personajes.  Crea prototipos de caracteres psicológicos, caracteres que se definen por sí solos, escapan de la pluma del autor, adquieren personalidad propia, parecen personajes de carne y hueso que actúan guiados por un determinismo interno: razón, pasiones e ideales.  Crea personajes ficticios con todas las contradicciones: dudas, desventuras, alegrías y tristezas propias de seres reales. Ejemplos de prototipos de caracteres: realista, idealista, honrado, pícaro, fiel, traidor, cómico, o trágico.

  • Representa en su obra, de manera profunda y con gran comprensión humana, los dos planos que se enfrentan en el ser humano de todos los tiempos: realismo e idealismo, expresados fundamentalmente en los protagonistas Don Quijote y Sancho, pero también en los demás personajes, en los escenarios, en las acciones, en los temas e incluso en el lenguaje. Don Quijote y Sancho son símbolos del hombre universal.

  • Plantea y defiende altos valores e ideales: el amor, la fidelidad, el valor o valentía, la honradez, la sinceridad, la justicia, la libertad, el bien, o la fidelidad.

  • Representa la crisis ideológica del período de transición entre el Renacimiento y el Barroco, es decir, el cambio de mentalidad que experimenta la sociedad española de ese momento.

  • Para los románticos del s. XIX, don Quijote se convirtió en bandera del idealismo, un símbolo del hombre con fe que lucha por su verdad y por la libertad, sin acobardarse ante tropiezos y derrotas.

  • Cervantes es quien mejor retrata los diversos escenarios, niveles sociales, paisanaje, modismos del habla, o tendencias en el pensamiento de la España de su tiempo.

  • Cervantes cultiva todos los géneros literarios -con especial éxito la narrativa- dominando todos los estilos renacentistas. Sólo en el Quijote están presentes todos los géneros y estilos renacentistas.

  • Su obra es el mejor modelo de lenguaje hasta entonces. Fija formalmente el idioma, dándole carta de naturaleza como el registro más completo y correcto del idioma español.

  • La obra de Cervantes es importante por su amplitud del léxico: sólo en el Quijote, Cervantes utiliza 12.372 acepciones. La abundancia de acepciones del Quijote no las posee ningún hombre culto de hoy día: un hombre culto de hoy sólo utiliza, en el mejor de los casos, entre 5.000 y 7.000 acepciones.

  • El Quijote puso fin a los demodé libros de caballería, literatura fabulosa, para Cervantes improductiva y mal escrita.

  • En el valor humano de su obra: moral, espiritual, cívico, filosófico o psicológico, destacan en este aspecto el impulso ideal de don Quijote y el sentido común de Sancho.

  • El valor documental de su obra: social, histórico, geográfico, religioso, político o económico.

  • En sus obras se encuentran pensamientos, reflexiones y refranes que aún hoy día son vigentes.

  • Cervantes escribe con gran sentimiento, inteligencia, imaginación y comprensión humana.

  • Demuestra gran dominio de diálogos y descripciones.

  • Cervantes es un perfecto conocedor de la prosa renacentista, la cual combina con un idioma natural, sencillo y accesible.

  • El Quijote y otras obras de Cervantes constituyen obras extensas en las cuales se intercalan relatos interpolados, novelas cortas, dramatizaciones, poesías, razonamientos, diálogos, discursos, sentencias, pensamientos o refranes, de valor universal permanente.  En el Quijote están presentes todos los estilos y géneros cultivados hasta ese momento.


      



    Originalmente publicado por René De León G.  |   Panamá, 2011

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s