Un catedrático de Harvard explica cómo se fabricó el prusés


Crane Brinton entiende mejor que nadie los mecanismos que utilizan Artur Mas y sus colegas nacionalistas.

Crane Brinton

Los dolços ya saben que la fiebre separatista aspira a ser una revolución “per canviar-ho tot”y crear un noupaís. Junts pel 3% no se cansó de repetir los mantras de todas las revoluciones: desde el “farem un món millor” de Núria Picas al “farem un país més ric” de Oriol Amat, “tindrem un país més culte” de Carles Viver y “passarem de súbdits a ciutadans” de Lluís Llach.

¿Cuál es el requisito para que empiece una revolución? El profesor Brinton explica el primero de sus “síntomas prologales” en su Anatomía de la Revolución:

la sociedad está mejorando económicamente antes de la revolución, y los movimientos revolucionarios parecen originarse en el descontento de gente no poco próspera que se siente limitada, coartada, enojada, más que en una opresión aplastante y categórica…

Ver la entrada original 326 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s