Que ETA está derrotada… ¡Vamos, anda!


Esta semana se han cumplido cuatro años desde que la banda terrorista ETA pusiera en marcha, como un Houdini tenebroso, su truco final: un comunicado en el que anunciaba el “cese definitivo de su actividad armada”, al comienzo del séptimo párrafo de un texto en el que no hubo cabida para los cientos de asesinados, mutilados, heridos, viudos (sobre todo, viudas), huérfanos, etc. Fue el 20 octubre de 2011.

En realidad, la “organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional”, según se autodefine está asociación de delincuentes, asesinó por última vez unos meses antes, en París, al gendarme Jean-Serge Nérin. El último de una larga lista de 857 víctimas de los pistoleros, según la cifra oficial que ofrece la Fundación Víctimas del Terrorismo.

Guardias civiles, policías, militares y civiles, incluidos doce que además fueron secuestrados y más de 20 niños, hacen guardia en la memoria de quien quiera recordarlos. Sumen otros 67 a los que privaron de libertad como modo de extorsión y que salvaron la vida. Al menos, de forma inmediata. Porque les quedaría un calvario en vida, del que sólo algunos pocos han logrado reponerse, si es que eso es posible. Ahí está el admirable ejemplo de José Antonio Ortega Lara.

ETA no está derrotada

No son pocos los que se han llenado la boca estos días asegurando con rotundidad, que estas alimañas, a las que cuidaron algunos presbíteros y epíscopos de innombrable recuerdo para pesar y vergüenza de tantos de nosotros, están derrotadas. Y no es verdad.

Sin duda, la Guardia Civil y la Policía Nacional han logrado capitidisminuir con gran eficacia a la serpiente. Siempre estaremos en deuda con ellos. Pero los gangsters de ETA no mataban porque sí. Lo hacían en nombre de un proyecto político de extrema izquierda muy concreto. Por esos sus víctimas lo son de un proyecto político, no de una jauría de bandoleros con base en el estrecho valle del río Urola.

Si ETA ha dejado de matar es porque consideró que ya no le era rentable. Total, le dejan estar en las instituciones.

Si ETA ha dejado de matar, es porque consideró que ya no le era rentable. En 2011 por fin se encontraba con un Gobierno, no ya dispuesto a sentarse a una mesa, como todos los anteriores (la UCD, en 1981; el PSOE, en 1989; el PP, en 1999), sino a claudicar a través del llamado “proceso de paz”.

Y llegó el mantra: ETA está derrotada. Y la mentira se ha repetido al más puro estilo de la novela “1984” de Orwell. Y al que se atreva a negarlo, una dosis de soma, no vaya a ser que se descubra que el emperador está como Dios lo trajo al mundo.

ETA no está derrotada, porque su proyecto político está más fuerte que nunca. Su presencia en las instituciones no es de recibo, aunque muchos lo pregonen. Deben ser expulsados de ellas, como el nazismo está prohibido en Alemania. Y como el comunismo debería estarlo también en el resto del mundo. Y si no, sucede lo del bufón filoterrorista Sabino Cuadra en la sede de la soberanía popular. Monta el numerito y rompe la Constitución. ¿Y qué hace ante el escándalo el presidente del Parlamento, compañero de filas de Gregorio Ordóñez y de tantos otros asesinados? Borrar el incidente del Diario de Sesiones. Toma dosis de soma.

 

Original de Nicolás Cárdenas para Actuall

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s