El español que le plantó cara a Fidel Castro


Siempre se dijo que fue la primera y última vez en su historia de medio siglo como dictador, que alguien le plantó cara a Fidel Castro en Cuba, al menos públicamente. Ocurrió el 20 de enero de 1960.

imageEl diplomático vasco Juan Pablo de Lojendio, marqués de Lojendio, era el embajador de España en La Habana la noche de aquel 20 de enero, cuando, en un programa en directo de la televisión cubana, Fidel Castro despotricó contra la embajada española acusándola, sin pruebas, de realizar “conspiraciones fascistas y contrarrevolucionarias”. Ni corto ni perezoso, Lojendio, convaleciente de una reciente operación quirúrgica, se personó en el estudio de tv e interrumpió en el programa para espetarle a Castro que estaba mintiendo y que le exigía una retractación.

Según el testimonio de Enrique Trueba, antiguo presidente del Centro Cubano de España: “En mitad del programa -que se hacía en directo con presencia de público y en el que, junto a Castro, intervenían un moderador y tres periodistas- apareció en los estudios el embajador de España”. Según el relato de Trueba, Lojendio dijo al moderador: “Un momento, por favor. Vengo a rebatir las acusaciones que se hacen contra la Embajada de España”. El moderador le indicó que tenía que pedir permiso al primer ministro, Fidel Castro, a lo que contestó Lojendio. “Esto es una democracia, y el señor moderador es el que dirige”.

imageAl diplomático español le costó su puesto como embajador en La Habana, de donde debió marcharse, expulsado, antes de las 24 horas que siguieron al acto. Pero ya lo suyo estaba hecho: habia provocado el primer indicio público del autoritarismo dictatorial de farsante multimillonario Fidel Castro, así como de su retorcida tendencia a la manipulación informativa.

Pronto, aquel suceso evidenciaría además la hasta entonces secreta empatía entre Castro y Franco, quien, a pesar del grosero irrespeto sufrido por su embajador en la Isla, se negó a darle a su homólogo cubano la debida respuesta. El mismo Castro reconoció con motivo de una entrevista en 1985, que “Franco no se portó mal, hay que reconocerlo. Pese a las presiones que tuvo, no rompió las relaciones diplomáticas y comerciales con nosotros. No tocar a Cuba fue su frase terminante…”. Fidel Castro tampoco se portaría mal con Franco. Hasta el punto que cuando éste murió, en Cuba fue decretado duelo oficial de tres días, con bandera a media asta.

Lojendio, en cambio, no iba a ser premiado por Franco, con todo y además de su impetuosa defensa de los intereses españoles, tampoco fue castigado. Simplemente pasaría a ocupar nueva plaza como embajador en la capital de Suiza, donde no existía el menor peligro de que le plantase cara a un tirano.

A Fidel Castro, por su lado, jamás volverían a plantarle cara en Cuba, en medio siglo, que se dice pronto.

Articulo relacionado: La increíble carta que Zapatero envió a Castro

Anuncios

3 comentarios en “El español que le plantó cara a Fidel Castro

  1. Pingback: El español que le plantó cara a Fidel Castro | Noticias de mi Tierra

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s