Rufián, perverso, sin honor, despreciable y… chuloputas


imageSegún el origen que hayan tenido, los apellidos se dividen en: patronímicos, que son aquellos originados por un nombre propio (Álvarez de Álvaro); toponímicos, los que derivan del lugar o tierra en el cual se vivía (Gonzalo Asturias); de oficios o profesiones, derivan de la profesión u oficio que distinguía a la familia (Juan Alcalde) y de apodos, que son los que derivan de la descripción que recibía la persona o la familia asociada al apellido (Jorge Alegre).

Pues bien, la descripción casi matemática del apellido -entendido como el nombre o denominación con la cual se distingue social y civilmente a las personas, es decir, su primera y más evidente identificación- de Gabriel Rufián hace más que justicia a este tipo. Si el apellido es el nombre o denominación con la cual se distingue social y civilmente a las personas, es decir, su primera y más evidente identificación, en casos como el de este individuo sin oficio ni beneficio, viene que ni pintado al que nuestro rico diccionario le define sin ningún género de duda como hombre sin honor, perverso, despreciable.

Y añade una segunda acepción: Hombre que hace el infame tráfico de mujeres públicas, o sea, un sencillo y vulgar… chuloputas. Pues eso, que el separata en el apellido lleva la penitencia.

Artículos relacionados:

¿Quo vadis, Catalunya?

Las vueltas catalanas para conseguir destripar España

El Gila catalán de la ANC y sus payasadas históricas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s