Lo importante no lo son tanto los juguetes como tener alguien con quien jugar


El juego es un elemento central en la vida de los niños. A través de él se divierten, aprenden y se relacionan con el mundo. El juguete puede contribuir a sacar del juego todo su potencial. La profesora de Psicología del Desarrollo, Clara Valls, describe las características que definen al buen juguete a la luz de las nuevas posibilidades

¿Qué competencias y capacidades se pueden potenciar a través del juego?

Los niños, especialmente los más pequeños, aprenden jugando y por tanto todas las competencias (comunicativas, razonamiento matemático, espacial…) las pueden adquirir a través del juego. Cuanto más pequeños son los niños más tiempo dedican al juego porque lo necesitan para desarrollarse tanto a nivel cognitivo, emocional como motriz. Además, el componente motivacional del juego y las posibilidades que ofrece para atender a la diversidad en el aula, lleva a que cada vez sean más las escuelas que en lugar de libros utilicen juegos durante toda la primaria para la adquisición de los aprendizajes instrumentales como son las matemáticas y las lenguas.

El juguete es tal en tanto que promueve el juego ¿Qué tipo de juguetes estimulan la imaginación?

La imaginación se promueve cuando el niño percibe que está en un entorno (en casa, en la escuela, en un taller,…) en el que se le permite expresarse, sea mediante la realización de manualidades o mediante cualquier tipo de juego, decidir qué material toma y cómo lo utiliza. Por este motivo los juguetes poco estructurados, es decir que permitan muchas posibilidades de uso como los materiales de construcción, promoverán más la imaginación que otros más estructurados o con funciones más definidas. Por ejemplo, juguetes con botones que accionan sonidos o movimientos).

¿Ha habido un cambio en la manera de jugar de los niños respecto a la de hace unas décadas?

Si pienso en 20 o 30 años atrás, sí que han cambiado los juguetes, en cuanto a su complejidad, aumento de la variedad de ofertas y a la introducción del entorno digital. Sin embargo, los juegos a los que juegan los niños en el patio o entre hermanos son los mismos, quizá antes jugaban a la gallinita ciega y ahora esta gallinita se ha convertido en un zombi, pero los niños siguen siendo niños. Quizás encontramos más niños que se hacen adultos más pronto y con menos tiempo para divertirse jugando pero la diversión en el juego se contagia y sabemos que atrapa hasta los adultos.

¿Qué aspectos del juego tradicional deberían ser irrenunciables y, por tanto, preservarse?

Los juegos tradicionales son por definición aquellos que se trasmiten de generación en generación y por tanto serán juegos generalmente de grupo, con normas y/o materiales sencillos de los que poder disponer con facilidad (saltar a la comba, canicas, pila-pilla, pies quietos, escondite, peste alta, …). Estos juguetes y juegos por su sencillez fomentan, como hemos dicho, el uso de la imaginación y además, todos los aprendizajes implícitos en la relación con los iguales (escucha, respeto, aceptación de las diferencias, resolución de conflictos…), aspectos necesarios para el desarrollo y por tanto irrenunciables en la vida de los niños. Sin embargo, lo que debería ser irrenunciable no son tanto los juguetes o los juegos sino tener a alguien con quien jugar.

¿Qué oportunidades da el entorno digital a la introducción de juguetes educativos?

Los juegos educativos son aquellos que han sido creados para ser usados como soporte para que los niños aprendan alguna competencia específica (Memoria, razonamiento lógico, cálculo, creatividad). El entorno digital favorece el acceso de los niños a este tipo de juegos puesto las pantallas atraen a la mayoría de los niños y las competencias descritas pueden ponerse en práctica perfectamente ante una pantalla. Sin embargo, hay que tener en cuenta que para los más pequeños prima la necesidad de manipulación de los objetos para poder interiorizar los aprendizajes y que deberá limitarse la exposición a las pantallas por sus efectos negativos en el sueño de los niños.

 

Originalmente publicado por la Universidad Abat Oliba CEU, Barcelona.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s